Uno de los recursos gastronómicos más queridos de la cocina española

Un día tras otro, y a veces no sabemos muy bien como dar rienda suelta a nuestra imaginación para poder cocinar platos que nos permitan aportar al cuerpo los ingredientes necesarios a la vez que ofrecer a nuestro paladar algo que realmente le sorprenda.

Desde Dapsa siempre intentamos ayudar ofreciendo algunas de las mejores recetas que tenemos en nuestro archivo. Ya os hemos ayudado en algunos artículos hablando sobre algunos de nuestros platos estrella, como pueden ser el goulash, lengua o callos. Hoy os traemos algo novedoso, con el que sorprender a aquellos a los que invitéis a comer a casa.

Los morros, ya bien pueden ser de porcino o de vacuno, consiguen dar ese toque diferenciador que hace que se trate de un plato único e imprescindible. Este producto de casquería cuenta con muchas formas de cocinarlo, y también se encuentra dentro de los productos V Gama de Dapsa si lo que prefieres calidad sin tener que pisar la cocina. Pero si hoy es tu día y quieres ponerte el delantal, toma nota:

Morro guisado

Al igual que en cada una de las recetas, es fundamental limpiar el morro y eliminar pelos y residuos qu econtenga, pudiéndose poner al fuego para que se quemen los pequeños pelos. Después se deberá poner en la olla junto con un poquito de cebolla, zanahoria y puerro troceados, y, junto con dos cucharadas de sal, deben cocinarse por unas dos horas (es importante reservar el caldo restante cuando termine de hacerse).

Una vez que el morro queda blandito, debe trocearse dependiendo el gusto de los que lo vayan a comer. Posteriormente rehogar un poco más de cebolla junto con unos tres dientes de ajo previamente troceados, guindilla, pimentón y tomate, con un poco de aceite a juego medio, hasta que el sofrito haya conseguido tonos oscuros. A continuación, incorporar los morros de ternera previamente troceados, y cocinar todo junto unos 40 minutos. Y…¡tachán! Fácil, sencillo y para toda la familia. ¿Qué mas se puede pedir?

Morro a la gallega

Al igual que con la receta anterior, y con todas las recetas que se hagan con productos de casería. es importante limpiar las piezas antes de cocerlas. Una vez cocinado el morro por unas dos horas (con agua, sal y unas horas de laurel) lo partiremos en trocitos.Tras dar este paso, hay que freír el morro en una sartén con un poco de aceite, sal y pimienta, hasta que los trozos queden doraditos (nuestro apetito ya comienza a abrirse). Cuando veamos que el morrito está en su punto le echaremos un poco de pimentón dulce y pimentón picante, y removeremos un par de minutos.

Cuando veamos que tienen el toque con el que los comensales de deleitarán, podemos cocer unas patatas para acompañar este plato con un poco de guarnición (siempre a gusto del consumidor). Para aportar a nuestra receta más glamour la serviremos en cuencos o platos de barro (y así conservará mejor su calor). ¿Os gusta?

Morros picantes

A aquellos a los que les gusta que la boca les arda un poquito mientras comen, no hay nada mejor que comer unos morros picantes. Aunque es recomendable hacerlo al medio día y no por la noche, para que así no caiga pesado al estómago antes de dormir (recordad que la salud es lo primero).

Pero esta vez dejaremos que os explique la receta el rey de la cocina española. ¿Se os ha venido algún nombre a la cabeza? No hay nadie mejor que Karlos Arguiñano para hablar de cocina. Por ello, os recomendamos que sigáis cada uno de los pasos que da para que vuestro plato roce la perfección. ¡Manos a la obra!

https://www.youtube.com/watch?v=roPRLQsk8HU

 

 

 

 

× ¿Cómo podemos ayudarte?