Lo delicado no tiene estación

La carrillada estofada es uno de los platos más apreciados de la gastronomía española. Los que disfrutan comiendo guardan en la memoria gustativa ese guiso de la abuela que marca la diferencia. ¿Alguien ha dudado en alguna ocasión de pedir este manjar si estaba disponible en la carta? Si la respuesta es no, ya sabéis de lo que estamos hablando. En caso de haberlo pensado durante varios segundos, este plato cocinado de Dapsa os quitará todas las dudas al instante. Suave y con el punto justo de guiso, como debe ser.

Aunque es muy común hablar de la carrillada de cerdo, o incluso de algunos otros animales, como puede ser de buey, en esta ocasión nos vamos a centrar en la carrillada de vacuno. Y no cocinada de cualquier forma, sino estofada, como hacían nuestros abuelos.

Es una carne magra, pero muy jugosa, gelatinosa y tierna, siempre que se cocine de forma lenta y prolongada, ya que el tiempo de cocción suelen ser unas dos horas (no apta para aquellos que siempre van con prisas).

Aporta una textura muy agradable al paladar, tierna, suave, casi fundente. Al tratarse de uno de los platos más requeridos por los amantes de la carne, decidimos que esta receta no podía faltar de nuestra completa V Gama de Dapsa. Este plato se adapta perfectamente a lo que los clientes buscan: tiene un sabor inconfundible y te ahorras todo el tiempo que conlleva prepararlo. ¿Alguien da más?

Aunque a día de hoy la carrillada se puede preparar de muchas formas diferentes, como por ejemplo haciéndola con vino, la carrillada estofada sigue siendo una de las recetas favoritas. Y en Dapsa sabemos lo que las personas quieren. Pero también, si lo que realmente te apetece es salir de casa y degustarla en alguno de los lugares que ofrece la capital madrileña, desde aquí os vamos a hacer algunas recomendaciones.

En el restaurante El Quinto Vino encontraréis carrillada con un sofrito de pimiento y cebolla y un chorro de palo cortado. Si por el contrario os decantáis por optar con el vino, no hay mejor lugar que el restaurante La Berenjena, en el que encontrarás tu plato guisado con vino tinto y cabezas de ajos, servido con una salsa de queso o regaliz. Si nos vamos a Sevilla, una de las direcciones obligadas es la Bodeguita Antonio Romero. Un sitio  para parar, templar y disfrutar. No os podemos dar más opciones, ahora es vuestro turno

× ¿Cómo podemos ayudarte?